Noticia seleccionada

Dalavuelta: Integrantes de propuesta interdisciplinaria cuentan su paso por la Modalidad 2 de Proyectos de Investigación e Innovación Orientados a la Inclusión Social

Sebastián Hernández es docente del Instituto de Ingeniería Mecánica de Facultad de Ingeniería, junto a Victoria Enssle de la Licenciatura en Fisioterapia de la Universidad de la República, forman parte de Dalavuelta, una iniciativa que con dos proyectos Modalidad 2 y 1 de Investigación e Innovación Orientados a la Inclusión Social, busca que la investigación aplicada promueva la inclusión de personas en situación de discapacidad motriz.

-¿Cómo estuvieron conformados los equipos que llevaron adelante los Proyectos de Investigación e Innovación Orientados a la Inclusión Social en las Modalidades 2 y 1?

-Sebastián Hernández: Inicialmente nos presentamos a Modalidad 1 y desde la subcomisión de Proyectos de Investigación e Innovación Orientados a la Inclusión Social nos recomendaron que era mejor que empezáramos con Modalidad 2. En ese momento éramos un grupo que más que nada funcionaba centralizado en Facultad de Ingeniería, con estudiantes de la Licenciatura en Desarrollo de Facultad de Ciencias Sociales, pero contratados por Ingeniería y con una egresada de Fisioterapia que tenía participación asesorando; no era parte del grupo en un principio. Estábamos en un punto donde buscábamos afianzar la relación dentro de la UdelaR para después trabajar hacia afuera; en la última etapa del proyecto de Modalidad 2 se sumó Victoria Enssle perteneciente a la Licenciatura en Fisioterapia de la Escuela Universitaria de Tecnología Médica, y el grupo de Ingeniería pasa a trabajar a la par con Fisioterapia. Con esa base que nos dio el Modalidad 2 fue que luego sumamos docentes de Diseño Industrial que era algo que nos faltaba.

-¿Cómo surgió el interés por la temática?

-Sebastián Hernández: Nosotros comenzamos en 2014 con la idea de Dalavuelta, nació en un grupo de Extensión de Facultad de Ingeniería. Habíamos tenido experiencias asesorando cooperativas porque era lo más cercano a nuestra formación en Ingeniería Industrial Mecánica y realmente nos parecía atractivo, nos parecía que estaba bueno; desde Ingeniería Mecánica no se estaba haciendo nada en el tema discapacidad y la experiencia te mostraba que en realidad había mucho para hacer. Si vos te fijas hoy en día no hay desarrollo de ayudas técnicas nacionales, es todo importado, con los sobrecostos que ello implica. Muchas cosas no son accesibles por el hecho de tener un costo elevado al estar asociado a algo médico que ya de por sí es elevado, y además es importado, entonces genera sobrecostos que hacen que una persona no pueda acceder a determinadas cosas. Entonces nosotros dijimos, bueno, un valor agregado que podemos dar es diseñar esas ayudas técnicas y tratar de hacerlas a bajo costo. Fue por ese lado que surgió la idea, fue observar el potencial y ver la manera en que un grupo de la Universidad de la República podía dedicarse a ese tema. Por ese lado fue naciendo el proyecto y en ese proceso vimos que necesitábamos hacerlo interdisciplinario.

-Victoria Enssle: Desde Fisioterapia lo que ocurre es que tenemos un vínculo bastante cercano con personas que están en situación de discapacidad, incluso a pesar de que recientemente en nuestra currícula de carrera de grado se está abordando ese tema. Entonces siempre teníamos esa curiosidad, personalmente yo trabajé bastante con personas con distintas disfunciones neurológicas que generan distintas secuelas que necesitan ayudas técnicas, y ahí fue donde empecé a investigar un poco más. Entonces ahí se empieza ver que tal persona con alguna discapacidad podría realizar tal función si tuviera un equipamiento adecuado, o que le permitiera compensar algo, pero no lo podíamos crear, entonces ahí nos estaba faltando algo. Cuando surge la invitación desde Facultad de Ingeniería fue como, claro, nos llegaba la pata que nos estaba faltando.

Fue todo una sorpresa, porque cuando uno pensaba que ya se había adentrado al campo de la discapacidad, y en particular de la discapacidad motriz, nos encontramos con una realidad distinta; en nuestra práctica profesional nos vinculamos con personas que tienen dificultades para lo que llamamos ¨actividades de vida diaria básicas¨, personas que de pronto no tienen resuelto ser independientes o lo más independientes posibles en desempeñar actividades como el vestir, comer, higienizarse. Casi que era lo único que veíamos como problema principal y no íbamos más allá en nuestra búsqueda, de pensar aparte que la persona va a ir a estudiar a un centro educativo, va a ir a un centro de salud por sus propios medios y puede ir solo. La integración en la sociedad nos quedaba más lejana porque lo que veíamos eran problemas más inmediatos y más de la vida cotidiana de personas que incluso no salen de su domicilio, entonces el unirnos a este grupo también a nosotros mismos nos amplió nuestro propio campo de visión e hizo que investiguemos más allá. Entonces, genera las dos cosas, el ampliar el campo de investigación y lograr concretar esas ayudas que nosotros pensábamos se podían crear pero no teníamos la vía para hacerlo.

-¿Qué contribución supuso la realización de un proyecto Modalidad 2 para el trabajo del equipo? ¿Facilitó la posterior postulación a la Modalidad 1 del Programa?

-Sebastián Hernández: Lo mejor que pudimos haber hecho en ese momento fue un proyecto Modalidad 2 porque nos ayudó a planificar y organizarnos bien como grupo. Estudiamos y generamos la Metodología del grupo de trabajo, conocimos un poco más sobre qué tipo de instituciones trabajan en la temática discapacidad, cómo trabajaban e identificamos los primeros inconvenientes de relacionamiento principalmente con las instituciones de políticas públicas. Ahora en el proyecto Modalidad 1 que se encuentra en ejecución encontramos que el 99% de las organizaciones que trabajan con discapacidad están deseosas de tener una colaboración desde la UdelaR y están de puertas abiertas todo el tiempo. Ellos nos han permitido hacer grupos de intercambio con las personas que asisten a sus centros, con sus funcionarios. En el caso de APRI que ha sido nuestro colaborador desde el principio, siempre nos dejaron a disposición su taller que es un lugar donde concurre gente en situación de discapacidad, que se dedican más que nada a reparar cosas como sillas y nosotros íbamos con algo diferente, íbamos a hacer un prototipo, algo nuevo, y ellos tuvieron disponibles las horas para que pudiéramos terminar construyendo algo en ese lugar. De ese lado siempre encontramos un buen relacionamiento Eso ha hecho que en muchos casos nos dediquemos a trabajar con organizaciones de servicio civil como ONGs.

Las propuestas a Proyectos de Investigación e Innovación Orientados a la Inclusión Social Modalidad 2 2018 podrán presentarse a través de un formulario electrónico que estará disponible a partir del mes de febrero en la web de CSIC hasta el día 2 de Abril de 2018 a las 23: 59 horas.

Acceda a las bases del llamado haciendo click


Publicado el viernes 26 de enero de 2018

Recursos multimedia vinculados con esta noticia